Responsive image
SANTA CATARINA AYER Y HOY

La zona que hoy se conoce como Santa Catarina fue originalmente habitada por grupos nómadas, como sucedió en todo el noreste mexicano, que se protegían de la intemperie aprovechando los abrigos naturales de poca profundidad y altura, pero relativamente largos que conforman los cañones de las cordilleras en la Sierra Madre.

Se vestían con pieles curtidas, utilizaban el cabello largo y su sistema de organización social fue predominantemente patriarcal. Comían algo de lo que cazaban, así como plantas y frutas silvestres; practicaban cultos muy apegados a la naturaleza.
De estos primeros pobladores, predominantemente de tribus como los Oyoluque y Ayulama, nos queda la herencia arqueológica de arte rupestre en algunos de los cañones de La Huasteca y hasta la costumbre de cocinar la carne sobre brazas o seca al sol, que traducida a nuestras costumbres actuales, pudieran ser las populares carnes asadas o bien, la carne seca con que hoy se prepara el famoso machacado con huevo.
Santa Catarina debe su nombre a la santa católica Catalina de Alejandría, quien se considera patrona de los filósofos, estudiantes, militares, maestros y predicadores. También se le consideraba patrona de las tropas terrestres y marítimas de España.

Si bien no hay datos que precisen cuándo se modificó el nombre de Catalina por Catarina, se sabe que en un acta de bautizo correspondiente al templo parroquial de Monterrey fechado en mayo de 1715, aparece por vez primera el nombre de esta región como Hacienda de Santa Catarina, es decir, utilizando la letra “r” y a partir de entonces se fue disolviendo de la documentación oficial el uso de Santa Catalina, con “l”.

En 1577, Alberto del Canto fundó la Villa de Santiago de Saltillo, luego recorrió la región oriente llegando al valle denominado como de La Extremadura (hoy Valle de Monterrey).

A Del Canto se le atribuye el haber bautizado los Ojos de agua de Santa Lucía, el Cerro de las Mitras, el Topo Chico, el Río de la Silla y el Río Santa Catarina.

Entre los Ojos de Agua y la Villa de Santiago de Saltillo se formó un albergue que servía de aposento a los viajeros ocasionales y que se llamó Santa Catalina.

No fue sino hasta el año de 1596 cuando Diego de Montemayor, quien fuera gobernador del Nuevo Reino del León, otorgara al capitán Lucas García, uno de los doce que lo acompañaron a la fundación de Monterrey, las mercedes de tierras y aguas de lo que era la Estancia de Santa Catalina.

El primer registro que se tiene de este lugar fue en 1577 con el nombre de “Estancia de Santa Catalina”, La estancia fue llamada después “Hacienda de Santa Catalina”.

La localidad continuó su desarrollo y su población fue incrementándose a través del tiempo; para el año de 1725 tuvo derecho a tener su primer Alcalde Mayor, nombrándose para tal cargo a Cristóbal García.

Desde 1577 se considera a Santa Catarina la puerta al noreste mexicano y desde 1596 la puerta a Monterrey.

Este valle ha testificado silenciosamente el paso de pobladores, conquistadores, obispos, religiosos misioneros, ejércitos, y ahora vehículos y personas que ven en la zona un mejor lugar para vivir.

Al publicarse en 1825 la primera Constitución Política del Estado de Nuevo León, Santa Catarina aparece ya como uno de sus municipios, aunque se le seguía conociendo como Valle.

En 1925 se inicia el trasporte de pasajeros entre Santa Catarina y Monterrey y en 1933 se termina la construcción de la primera carretera a Saltillo. En 1948 fueron electrificados las calles y hogares. Santa Catarina fue elevada a la categoría de ciudad en 1977.

EL FUNDADOR

Lucas García fue un militar de origen portugués quien además de dar vida a estas tierras participó en la vida política como regidor de Monterrey en varios periodos y como Procurador del Nuevo Reino de León. Gracias a su buen trato y apoyado en su conocimiento de lenguas nativas, fue considerado “el capitán de la paz” poniendo orden entre las diferentes tribus que habitaban esta región.

ESCUDO DE ARMAS

Para 1987 –diez años después de que Santa Catarina fuera elevada al rango de ciudad- casi todos los municipios de Nuevo León contaban con su escudo representativo.

Luego de lanzarse la convocatoria respectiva, el jurado tomó la decisión de combinar el diseño de José Luis Morán, con elementos de uno propuesto por Fernando García Campos.

Es así que los principales acontecimientos, escenarios y rasgos que han delineado a la ciudad quedan plasmados en su escudo de armas, el cual se compone de cuatro partes iguales, una bordura clásica y dos fechas: la primera es 1596 que corresponde a la fundación y la segunda es 1977, cuando Santa Catarina es elevada a ciudad. En el centro de su parte superior muestra un casco con un tocado de plumas y visera con cinco rejillas.

En la parte superior izquierda se observa un campo de plata con “La Huasteca” representada en oro, un sol y el río de Santa Catarina. En el lado superior derecho se encuentra un león de perfil en postura agresiva que ostenta una enjoyada corona dorada.

En la parte inferior izquierda se observa la parroquia de Santa Catalina Mártir en un campo de plata y en la parte inferior derecha queda plasmada la industria a través de un engrane y una mano empuñando un martillo, mientras una rueda, con sus enhebrados, alude a la primera gran industria textil en el estado y que vio la luz en Santa Catarina.

Al centro del escudo se puede apreciar una rueda rota de madera con cinchos y garfios de acero y una espada, de este modo se representa la forma en que fue martirizada Catalina de Alejandría, mientras la hoja de palmar evoca la victoria que mediante heroísmo tuvo para ganarse el cielo. Bajo el escudo, en una banda tricolor se inscribe el nombre de Santa Catarina, N.L. y está rematado por el yelmo de un caballero y dos líneas curvas que hacen un ángulo.

LOCALIZACIÓN

Santa Catarina es la puerta de Nuevo León; forma parte de la zona metropolitana de Monterrey y se ubica a sólo 20 kilómetros del centro citadino. Cuenta con una superficie territorial de 917.61 kilómetros cuadrados; colinda con los municipios de Monterrey y San Pedro Garza García al oriente; al poniente con los municipios de García, Nuevo León y Ramos Arizpe, Coahuila. Al sur limita, a través de su cadena de montañas, con los municipios de Santiago, Nuevo León y Arteaga, Coahuila.
Se ubica a una altura de 680 metros sobre el nivel del mar y a pesar de la gran superficie territorial con la que cuenta, más del 80 por ciento de su territorio está conformado por el Parque Nacional Cumbres de Monterrey.

Su población se encuentra distribuida en 46 localidades y la ciudad de Santa Catarina; en ésta última habita alrededor del 99.8 por ciento de sus moradores, como se explica en la siguiente imagen.

(FUENTE INEGI 2010)

OROGRAFÍA

Entre sus principales elevaciones se encuentra el Cerro de las Mitras con 2 mil 040 msnm; el Cerro del agua del Toro, que tiene 2 mil 700 msnm; la Sierra de San Urbano, con 2 mil 980 msnm y el Cerro del Tariyal con 3 mil 200 msnm. También destacan la sierra San Cristóbal con 2 mil 600 msnm; el cerro Agujerado, con una altura de 1 mil 600 msnm y el cerro del Magueyal, de 2 mil 440 metros de altura snm.

HIDROGRAFÍA

Sus principales cuencas pluviales son dos: el río Santa Catarina que nace en La Huasteca dentro de la Sierra Madre Oriental y atraviesa la ciudad de poniente a oriente. Éste capta el agua y aporta el 30 por ciento del requerimiento de la zona metropolitana. El segundo es el arroyo El Obispo, que nace en las faldas del Cerro de las Mitras.

Existen otros cauces pluviales de menor envergadura pero de corriente frecuente como Las Vigas y las Ancuas, que abastecieron al centro urbano hasta los años cuarenta.

CLIMA

Santa Catarina alcanza en promedio una temperatura de 20.5°, pero el termómetro fluctúa anualmente entre -5° y 43° C. La precipitación media anual es de 449.8 cm3, y los vientos predominan con dirección sureste a noroeste.

FLORA Y FAUNA LOCAL

Santa Catarina cuenta con 4 mil 900 hectáreas de bosque, 94 hectáreas de selva y 32 mil 932 hectáreas de matorral, así como 5mil 391 hectáreas de vegetación secundaria.

Entre su flora destacan los árboles piñonero, blanco y durangensis, encinos, cedros, madroños, cenizos, chile piquín, barreta, nogal, acacia, huizache y ébano.

Al interior de La Huasteca se tiene una especie única en el estado, que es el agave noha victoria reginae y una especie endémica que es el pino santa catarinae, ambas especies están protegidas.

Entre su fauna destacan mamíferos como el venado cola blanca, oso negro, puma o león americano, víboras de cascabel, víbora negra, el falso camaleón, gorriones o chileros, cenzontles, canarios, cardenales, carpinteros, garzas viajeras, y el ave endémica conocida como cotorra de la sierra.

USO DE SUELO

El uso de suelo es la expresión de las actividades humanas que se realizan en una ciudad y donde la distribución está en función de las principales actividades socioeconómicas, en Santa Catarina un total de mil 173 hectáreas están destinadas al uso HABITACIONAL, lo que corresponde al 25.66 por ciento de la superficie de la ciudad.

El uso de suelo denominado MIXTO apenas alcanza 17 hectáreas de la superficie urbana, lo que representa el 0.38 por ciento y el de EQUIPAMIENTO, el 6.70 por ciento de nuestra superficie con 306.3 hectáreas en donde se ubican los inmuebles que brindan servicio a la sociedad.

El uso de suelo INDUSTRIAL, ocupa el 24.71 por ciento de la superficie total de la zona urbana.

ACTIVIDAD ECONÓMICA

La principal actividad es la del sector industrial en su ramo de transformación. Esta fue motivada por la abundancia de agua. Con ella se movieron las turbinas y los telares de la antigua fábrica de Hilados y Tejidos de La Fama, iniciándose así con esta factoría, la construcción de un grupo de casas a su alrededor y que servían como viviendas para obreros y técnicos.
Así surgió el primer núcleo urbano del Estado conocido como La Fama. Con el transcurso del tiempo se instalaron más fábricas de hilados y tejidos como La Leona, La Sombrerería Universal y El Blanqueo.
También hubo otras dos etapas del desarrollo industrial las que se instalaron en la antigua zona agrícola conocida como El Lechugal a partir de la década de 1940 y otras que se asentaron entre 1970 y 1980.
Pero Santa Catarina fue un importante enclave minero. Tal vez el motivo más importante que propició el desarrollo del antiguo Santa Catarina fue la actividad minera provocando en buena medida por las montañas que están dentro del territorio municipal.
Las actividades económicas que han venido mermando son la agricultura y ganadera, en gran parte por las condiciones del suelo y las constantes sequías. En comunidades como El Pajonal, Canoas, Santa Cruz y San Antonio de las Osamentas, al interior de La Huasteca, aún se cultiva maíz, frijol, manzana y duraznos. Las especies de ganado que más proliferan son el caprino, vacuno y porcino.
Hoy en día predomina en Santa Catarina el comercio al por menor (estéticas, abarrotes, entre muchas otras), seguido de otros servicios, la industria manufacturera y servicios de alojamiento y empieza un auge de centros comerciales.